Follow Me!

viernes, 18 de abril de 2014

LA PUERTA




 UN BUEN ESCRITOR Y MEJOR PERSONA AÚN, ME DEDICÓ SU LIBRO CON ESTA FRASE
                      "NUNCA DEJES DE SOÑAR, QUE A VECES HASTA SE CUMPLEN"







Luis se acercó despacio a la puerta. Su mano temblaba dispuesta a averiguar que se escondía tras ella.
No podría decir si era el miedo o la propia incertidumbre.
Justo la noche anterior había tenido un sueño, uno en el que su cuerpo cansado parecía cobrar vida. Uno donde los años pasados volvían a ser presentes y los recuerdos olvidados aún no formaban parte de su memoria.
Sabía que era tan solo un sueño que no era más que un anciano consumido por la vida, pero por algún motivo se sentía más fuerte.
Su viejo bastón, hasta ahora fiel compañero, se había desvanecido en el aire, fundiéndose con aquella puerta que parecía brillar en la nada.
Despertó asustado, pero con una sensación de calma que hacía años no sentía. como todos los días, salió de casa dejándose arrastrar por el viento a un paseo que él creía rutinario.
Pronto se dio cuenta que no sabía donde estaba. Que los minutos podían haber sido horas o que las horas tan solo segundos.
Bajo sus pies sentía unos susurros, como si algo quisiera abrirse camino sobre la tierra húmeda que cubría el suelo. De forma torpe pero segura se agachó hasta coger con su mano un puñado de aquella tierra y de nuevo volvió a sentirse joven, al reconocer en su palma uno de aquellos sueños que hizo suyos de niño.
Dos lágrimas recorrieron su arrugado rostro, pero no estaba triste, se sentía feliz al llenar su memoria con todo lo que un día, ya muy lejano, soñó.
Levantó la vista y dejando a un lado su bastón, se incorporó para ver frente a él la misma puerta que la noche anterior vio mientras dormía, pero ahora estaba despierto.
Se acercó despacio, ya no temblaba, quizá al abrirla pudiera encontrar de nuevo todos esos mundos que sus marchitas manos habían dejado escapar. quizá el paso de los años le diera una segunda oportunidad.
 O quien sabe si todo había sido un sueño de aquel niño que un día fue.

                                                                                    Jesús Cernuda.


4 comentarios:

  1. Es curioso... cómo hay una época en la que tenemos prisa por crecer, soñamos con hacerlo, para darnos cuenta, en un suspiro, de que añoramos aquellos días en los que creíamos que el tiempo debía de correr más para llevarnos a traspasar quién sabe que puerta... Grande Jesús (que no viejo ;-) ) Abrazucu de los míos desde Villa de Rayuela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Lucía. quizá tras la puerta se encuentre el unicornio ;)

      Eliminar
  2. Esa puerta es el paso a la verdadera vida. No hay que tenerle miedo pues al cruzarla nos hacemos libres en otra dimensión mejor. O en otro universo paralelo que dicen los científicos cuánticos, cada vez más cerca de la espiritualidad. Esas sensaciones que cuentas cada día están más presentes en mí, gracias por contarlas. Te quiero. Un fuerte abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Alfredo, por "permitirme" que no deje de soñar. aún estás lejos de ser ese anciano. así que no permitas que tus manos dejen escapar tus sueños. "NUNCA DEJES DE SOÑAR", menos aún cuando estés despierto.
      UN ABRAZO

      Eliminar